Locales

Hace 2 meses

Ejemplo y fortaleza: mamá e hija celebran la vida gracias a trasplantes de corazón en EsSalud

El INCOR es actualmente el único centro acreditado para realizar trasplantes de corazón en el Perú. A la fecha ha llevado a cabo 96 trasplantes cardiacos, tres durante el 2022.

Foto: EsSalud



Gina Guevara, madre trasplantada de corazón en EsSalud hace dos décadas, recibe el mejor regalo por su día. Su hija, que también fue operada de un trasplante cardiaco hace unas semanas en el Instituto Nacional Cardiovascular - INCOR, es dada de alta luego de unos días de hospitalización y le agradece a su mamá por ser su ejemplo.

A Claudia Marqui, de 35 años, le diagnosticaron cardiomiopatía dilatada hace tres años. Esta enfermedad le impedía a su corazón bombear sangre de forma adecuada. Los síntomas como la fatiga, dificultad para respirar, o dolor de pecho, se hacían cada vez más fuertes y le impedían trabajar y realizar sus actividades diarias. 

A mediados del mes de abril, llegó la alerta de donante. Ese día la acompañaba su mamá Gina, que con la experiencia de ser una paciente trasplantada, le transmitió calma y serenidad antes de su operación. La cirugía se realizó con éxito y luego que la paciente estuviera ocho días en la UCI, pasó al área de hospitalización.

“Fue bastante emocionante volver a ver a mi mamá luego de varios días de haber superado una operación de alto riesgo y poder tener a mi lado”, comenta Claudia. La mamá, que fue trasplantada del corazón en el Hospital Rebagliati en el 2000, estuvo muy pendiente de la evolución de su hija. 

“Estoy feliz y tranquila que la operación haya salido bien y que mejor regalo por el día de la madre que mi hija tenga un nuevo corazón”, comenta mientras sostiene las manos de Claudia. Durante los días de hospitalización, madre e hija han tenido bastante tiempo para compartir.

“Nosotros tenemos mucha fe, y siempre hemos pensado de manera positiva. Me siento privilegiada de haber tenido la oportunidad de encontrar un donante para poder continuar con las metas que tengo”, subraya la hija.

Claudia recalca que su recuperación no hubiera sido posible sin la solidaridad de la donación, su fe en Dios, y el profesionalismo del equipo multidisciplinario del INCOR. Por ello, agradeció el desprendimiento de la familia del donante.

“En un momento de mucho dolor, ellos tomaron esta decisión de amor: darle vida a otras personas”, sostiene la paciente trasplantada. 

LA DONACIÓN ES UN ACTOR DE AMOR 

El Perú es uno de los países de Latinoamérica con las tasas más bajas de donación. “Es más probable, entre tres a cinco veces más, que necesitemos un trasplante de órgano, a que tengamos un donador.  La población debe tomar conciencia que la donación es un acto de amor al prójimo y salva vidas”, afirma David Gálvez, presidente del Comité de Trasplante Cardíaco del INCOR.


Temas Relacionados: DonaciónEssaludTrasplante De Corazón

También te puede interesar:

Covid 2019