Salud

Hace 2 meses

Día Mundial de la Salud: 3 lecciones que deja el coronavirus, según la ciencia

El dolor y las pérdidas que deja una pandemia no debe distraernos de lo enorme de este acontecimiento que hoy le toca vivir a la humanidad, así como los hechos que nos ha mostrado.




Por: Javier Gómez
El dolor y las pérdidas que deja una pandemia no debe distraernos de lo enorme de este acontecimiento que hoy le toca vivir a la humanidad y los hechos que nos ha mostrado.

 

El dolor y las pérdidas que deja una pandemia, con todo lo que esto implica, no son más que parte de un acontecimiento enorme que hoy le toca enfrentar a la humanidad. Como tal, no está exenta de grandes lecciones y oportunidades de desarrollo que no debemos dejar pasar.

Es por ello que el Foro Económico Mundial destacó las siguientes lecciones de ciencia que nos ha dejado el coronavirus SARS-CoV-2 y COVID-19. Vale la pena rescatarlas hoy, en el Día Mundial de la Salud:

1. La salud del planeta es nuestra propia salud. Uno de los posibles orígenes que se barajan para la enfermedad es el consumo de pangolín, un animal protegido, en vías de extinción y vendido ilegalmente en mercados asiáticos como un alimento insostenible y medicina sin fundamento científico

Ya sea por el consumo de pangolín o murciélagos, mientras continúen este tipo de prácticas con animales salvajes habrá nuevas epidemias, advierten los científicos. Por otro lado, los expertos indican que el hacinamiento de animales en granjas industriales favorece a virus y otros patógenos.

Estos podrían propagarse tal como ya ocurrió con la “gripe porcina”, en 2009. Los hechos solo ilustran cómo el hombre viene manipulando hace siglos la salud de los ecosistemas y la suya propia. Urge una visión integrada y gestión global de la salud del medio ambiente y la humanidad.

2. “El coronavirus es lo que pasa cuando ignoras la ciencia”. La frase, propuesta por un columnista de The New York Times, es elocuente: hace 10 años, una investigación de la Universidad de Hong Kong realizada en China ya había alertado la posibilidad de que un coronavirus pudiera emerger.

No hay que extenderse demasiado explicando que para algunos políticos el cambio climático no es un problema y se muestran abiertamente contrarios a nuevas normas de protección ambiental o a favor de reducir las ya vigentes. Su discurso logra convencer a mucha gente.

La única forma de contrarrestar estas ideas es acercar la ciencia a los ciudadanos. Urge ahora una mayor inversión en cultura e investigación científica, así como en sanidad pública.

3.  La prevención es igual o más importante que la terapia. Se necesita que el dinero destinado a la ciencia se reparta equilibradamente entre disciplinas y no (como ocurre) privilegiando resultados a corto plazo: el tratamiento de la enfermedad y la emergencia, antes que la prevención.

Si un experto en virología del CNRS de Francia se quejaba de que la investigación fundamental sobre los coronavirus estaba mal financiada, se podría decir lo mismo de la investigación de nuestros océanos, bosques, ríos y medio natural en general.

Fenómenos como las emisiones CO₂, los plásticos, el cambio climático, la contaminación y la sobreexplotación de los recursos no solo hacen peligrar la salud de los ecosistemas, sino de las personas. Un medio natural bien conservado aporta a nuestra alimentación y salud física y mental.

En resumen, la conservación de la salud de nuestro planeta está intrínsecamente unida a la salud humana.

Temas Relacionados: CienciaCoronavirusExclusivos Web

También te puede interesar